Un terremoto político denominado Donald Trump

Posted on Posted in Blog

En las elecciones del 8 de noviembre el candidato presidencial republicano, Donald Trump, derrotó a su rival demócrata, Hillary Clinton, en una de las sorpresas más grandes en la historia política de los Estados Unidos. El partido republicano mantuvo sus mayorías en la cámara de representantes (la cámara baja) y el Senado (cámara alta), arrollando con “carro completo” tanto en el poder ejecutivo como en el legislativo.

El resultado de la elección presidencial estremeció el ambiente político estadounidense. La Sra. Clinton había liderado las encuestas de opinión pública y resultado favorita en los mercados de apuestas. La base del partido demócrata en el colegio electoral parecía ser más grande, dificultando el camino del Sr. Trump a la presidencia. Sin embargo Donald Trump tuvo un gran desempeño en estados clave para la elección, ganando Florida, Ohio, Iowa, Carolina del Norte y de forma devastadora para los demócratas, ganando también en Pennsylvania y capturando  Wisconsin, un bastión de dicho partido desde 1988. Estas acciones en conjunto aseguraron que el Sr. Trump superara el umbral de 270 votos en el Colegio Electoral, necesarios para asegurar la Presidencia.

En las elecciones del Congreso, los republicanos tuvieron una gran noche. El partido republicano obtuvo 24 de los 34 escaños del Senado disponibles para la  re-elección, lo que significaba que los demócratas necesitaban ganar solamente cinco escaños para reconquistar una mayoría en la cámara. Sin embargo, con dos elecciones pendientes, los demócratas habían capturado solo un asiento republicano — en Illinois. La Cámara de Representantes permaneció en manos republicanas, como era de esperarse. El carro completo da al partido republicano y su Presidente electo, poderes que superarán a los detentados por su predecesor, Barack Obama y le permitirá, en primera instancia gobernar con el Poder Legislativo a su favor.

El sorpresivo resultado altera dramáticamente las perspectivas de la Suprema Corte, que actualmente presenta un equilibrio entre liberales y conservadores.

La victoria en las elecciones del Señor Trump seguramente causará una alarma generalizada en la economía mundial, dado su inconsistente manejo de la política económica en su campaña, mismo que fluctuó entre un abierto populismo y una continua tendencia a la contradicción. En el corto plazo esperamos ver convulsiones en los mercados de bonos, acciones y divisas hasta que el Señor Trump ofrezca una mayor claridad sobre su agenda política. Dada esta volatilidad, es improbable que la Reserva Federal de los Estados Unidos  eleve las tasas de interés en diciembre, como anteriormente habíamos esperado.

Ante la incertidumbre generada el impacto sobre los escenarios económicos mundiales, y el caso de México en particular, deberá revisarse y esperamos  en las próximas semanas proponer una visión más completa en el futuro próximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *